Tu pintas mucho I

Hoy he leído en un blog, editado por una empresa de venta de pinturas, un artículo en el que se explicaba como pintar una pared. Todo el mundo sabe que decir tonterías en la web es gratuito, con lo cual no es fiable hacer caso a todo lo que se escribe por este medio, de ahí que el libro tradicional tenga todavía su peso. Me entristece ver a los niveles de vulgaridad a los que se está llevando esta profesión. Desde estas lineas no pretendo ser erudito, pero después de haberme dedicado de lleno a la pintura industrial durante una gran parte de mi vida me siento dotado para escribir este blog. Dicho esto voy a intentar explicar En dos capítulos los procesos que hay que seguir para pintar un paramento que ya haya sido previamente preparado, -leer “Quiero liso”-.

Cuando tenemos un acabado de alisado listo para aplicar pintura por primera vez, es importante que toda acción que se haga sobre el mismo se realice con suma delicadeza. Sería una lastima estropear el trabajo previo, ademas teniendo en cuenta que todo lo que estropeemos ahora será muy costoso reparar en el futuro.

Lo primero que aremos es pasar una paletina ancha y seca, o en su caso una escoba cubriendo las cerdas con un trapo, por toda la superficie para quitar polvo o residuos que puedan quedar, (si es un acabado de obra es posible que haya que trabajar un poco mas, pasando una lija y quitando residuos de mortero u otros materiales). No será necesario imprimar la pared, ya que si empleamos pinturas de calidad no vamos a tener ningún problema de anclaje y la primera mano aplicada de la manera que expongo aquí servirá para prepararla adecuadamente para un buen acabado.

Al preparar la pintura plástica para aplicar una primera mano a modo de imprimación, echaremos un poquito mas de agua que de normal para que la misma quede bastante liquida. Esto tiene dos motivos; uno es hacer que el material penetre, (en la medida de lo que puede un polímero), facilitando la adherencia, el otro es que al absorber con rapidez la humedad, el paramento no deja casi tiempo para repartir la pintura homogéneamente. Esto ultimo es muy importante, pues a la hora de aplicar el rodillo deberemos repartir el material pasándolo repetidamente hasta que quede perfectamente distribuido y sin marcas de rodillo. A la hora de recortar previamente con la brocha repasaremos con un rodillo pequeño lo aplicado con el pincel. A esto se le llama “peinar” en el argot del pintor.

Llegados a este punto deberemos de inspeccionar adecuadamente todos los pequeños fallos, pero esto lo dejaremos para el siguiente capitulo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s